Incluye entre tus propósitos de año nuevo cuidar la salud bucodental

La Navidad significa celebraciones, alegría, encuentros… pero también implica variaciones en nuestras rutinas, comidas copiosas, exceso de dulces…

Después de Navidad, son muchos los pacientes, tanto adultos como niños, que acuden a las clínicas con problemas dentales. Los dulces más duros pueden dañar el esmalte, fracturar los dientes o hacer saltar los empastes, por ejemplo. Además, los alimentos que contienen azúcar hacen proliferar las bacterias que originan la caries. 

En las clínicas de ortodoncia estos días aumentan notablemente las “urgencias” por brackets despegados, arcos torcidos… son en su mayoría pacientes que no han seguido las recomendaciones de su especialista y han comido turrón duro, peladillas, garrapiñadas… o, por ejemplo, mordido patas de crustáceos. El despegado de esos brackets puede causar pequeñas molestias a la hora de comer o hablar, pero, además, obstaculiza el proceso del tratamiento de ortodoncia frenándolo.

 

Propósitos salud dental

Si con el inicio del año es habitual compensar los excesos navideños con dieta y ejercicio, desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) os proponemos 11 claves para incluir la mejora de la salud bucodental entre los buenos propósitos de 2018. No se puede perder de vista que una buena salud oral repercute positivamente en la salud del organismo, ya que muchas de las enfermedades bucales comparten factores de riesgo con ciertos tipos de cáncer, patologías cardiovasculares, diabetes o enfermedades respiratorias, por ejemplo.

1. Mejorar la higiene bucodental con unas buenas rutinas de limpieza es importante para todos, pero especialmente si llevas ortodoncia. Lo ideal es cepillar los dientes con pasta fluorada durante dos minutos (y sin olvidar la lengua y paladar) con una buena técnica al menos después de cada comida, al menos tres veces al día, especialmente antes de irse a dormir. Es recomendable que por la noche se complemente el cepillado con seda dental, cepillos interdentales o con la ayuda de un irrigador, además de con el colutorio aconsejado por el odontólogo. Es importante recordar que los colutorios no sustituyen el cepillado.

El cepillo debe cambiarse cada 3 meses, o si las cerdas no se mantienen en buen estado. Es importante que el cepillo se guarde adecuadamente para que no acumule bacterias. 

Si comes fuera de casa y te has olvidado el kit dental puedes masticar chicle sin azúcar (si no llevas brackets) o morder una manzana para que realice un ‘barrido’ que limpie la superficie de los dientes. Al masticarla se estimula la producción de saliva, lo que protege la boca frente al ataque de las bacterias.

2. Cuida tu alimentación para compensar los excesos navideños:

Una alimentación equilibrada, así como beber suficiente agua (unos dos litros diarios) nos ayudará a mantener nuestra salud oral. Para ello, uno de nuestros mejores aliados son las frutas y verduras frescas (como la zanahoria y el apio), que aportan muchos nutrientes y ayudan en la higiene oral. Los alimentos que contienen fibra estimulan la producción de saliva, que sirve de protección natural contra las caries eliminando ciertas partículas de la comida y limpiando la boca, pero además, también contribuye a neutralizar en parte los ácidos que atacan los dientes.

Reduce la ingesta de azúcar, ya que su consumo altera los niveles de bacterias presentes en la boca y aumentan el riesgo de desarrollar caries.

Evita las bebidas azucaradas, carbonatadas o ácidas que dañan el esmalte.

Endulza el café o las infusiones con estevia (preferiblemente) u otros edulcorantes. Presta atención a la composición de los productos anunciados como "light" o sin azúcar, ya que es posible que contengan fructosa, u otros azúcares, que son también dañinos para los dientes.

Procura consumir alimentos ricos en calcio, proteínas, flúor y vitaminas A, C, D y K.

3.  Elude los alimentos y bebidas ácidas que dañan el esmalte dental. Si los ingieres espera una media hora antes de cepillarlos, ya que el esmalte necesita un periodo de tiempo para recuperarse y volver a sus parámetros normales. Si cepillamos los dientes en ese momento, en vez de beneficiar la salud bucodental, acentuaremos esa erosión.

4. Cuidado con los cambios bruscos de temperatura en los alimentos o bebidas que se ingieren, ya que los contrastes pueden provocar aumento de la sensibilidad e, incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de tus dientes.

5. Reduce la ingesta de alcohol: En los brindis navideños que aún nos quedan hasta Reyes lo recomendable es ingerir bebidas sin azúcar y sin alcohol. Si vas a consumir alcohol es mejor optar por el vino tinto, ya que el vino blanco y el cava o champagne, son más dañinos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.

6. Evita bebidas como el café o el té que afectan al esmalte dental y lo oscurecen.

Elimina el tabaco, que provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas disminuyendo la oxigenación de todo tejido, lo que provoca un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente. El tabaco es un factor de riesgo para las enfermedades periodontales (de las encías) y ciertos tipos de cáncer. Además, tiñe y afea el aspecto de las piezas dentales.

7. Si practicas deportes de contacto usa protectores bucales para evitar fracturas dentales.

8. Realiza revisiones odontológicas periódicas (mínimo una vez al año), además de si notas algún problema en tu boca.

De este modo se puede diagnosticar a tiempo cualquier problema y tratarlo de una forma más sencilla. De lo contrario, la patología puede agravarse y requerir un tratamiento con mayor coste biológico y económico.

9. Si tienes niños recuerda que la primera revisión de ortodoncia debe realizarse a los 6 años para corroborar que el desarrollo de la boca se está produciendo correctamente, sobre todo de cara a la prevención de las maloclusiones en la edad adulta.

10. Mantén los dientes bien alineados, nivelados y ordenados, y las encías sanas. Consulta a un ortodoncista si no es así, ya que, cuando existe malposición dental, o el tiempo u otras circunstancias hacen que se muevan, es recomendable recurrir a un tratamiento de ortodoncia en manos de un especialista para lograr una sonrisa bonita y sana.

Si te estás sometiendo a un tratamiento ortodóncico no olvides que la colaboración del paciente es primordial para lograr los objetivos planteados en el menor tiempo posible: limpia tu boca y tu aparato de manera exhaustiva y sigue todas las indicaciones que te de tu ortodoncista.

11. Si ya has terminado tu tratamiento de ortodoncia no olvides las retenciones y acudir a las revisiones que te indique el especialista. Los retenedores son fundamentales para mantener los resultados de la ortodoncia en el tiempo, ya que los dientes se mueven durante toda la vida.

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
F: 91 344 00 66
Enviar Mail Ver mapa más grande