La Sociedad Española De Ortodoncia advierte del riesgo de las supuestas férulas de descarga que se venden en internet

Las férulas de descarga son uno de los tratamientos más habituales y eficaces para el tratamiento del bruxismo y para el alivio de los síntomas de algunos problemas de la articulación temporomandibular. Interponer dicha férula entre los arcos dentales del paciente evita que continúe el desgaste dental por fricción mecánica entre la superior y la inferior. El uso de estas férulas suele ser nocturno, ya que es cuando el paciente duerme cuando habitualmente se producen estos movimientos involuntarios que pueden provocar fracturas en los dientes y/o dolor en la articulación temporomandibular.

Sin embargo, para que cumplan su función, es imprescindible que sean supervisadas por un odontólogo u ortodoncista, tanto en lo que respecta a su diseño como a los ajustes que deben realizarse periódicamente.

 bruxismo ferula

Las férulas de descarga deben ser prescritas por un dentista y deben ajustarse a la anatomía del paciente atendiendo a las indicaciones pautadas por el especialista. Es el odontólogo u ortodoncista el único que debe realizar un diagnóstico correcto, nunca el propio paciente que se autodiagnostica, ni cualquier otro profesional.

Hoy en día resulta preocupante la proliferación de la venta a través de internet de falsas férulas de descarga. La mayoría son dispositivos de resina blanda de bajo coste que no son eficaces contra el bruxismo, e incluso puede ser contraproducentes, ya que no todos los problemas de síndrome de la ATM, desgaste dental o dolor orofacial son tratables con estas férulas, lo que puede empeorar la situación.

Características y uso óptimo de las férulas de descarga

Una vez que el dentista u ortodoncista diagnostica el problema y decide la conveniencia del uso de una férula de descarga ha de hacerse de forma correcta para que cumpla los objetivos pautados y no exista riesgo de que aparezcan efectos secundarios indeseados como un empeoramiento de los síntomas que llevaron a la colocación de la férula o cambios oclusales perjudiciales irreversibles, o dolor muscular, por ejemplo.

Las férulas de descarga deben de estar hechas con un material acrílico auto o termopolimerizable duro. Los materiales blandos como las resinas anteriormente mencionadas favorecen el apretamiento dental incitando al paciente a morderlas.

Deben diseñarse y fabricarse de forma personalizada y teniendo en cuenta la dentadura de cada paciente, por lo que es imprescindible que el dentista tome las medidas del paciente, las envíe a un laboratorio de prótesis con las indicaciones pertinentes para la creación del molde. Normalmente se crean tomando impresiones de la mordida del paciente con un material llamado alginato que se endurece manteniendo la forma de la mordida.

Es aconsejable que el ortodoncista o dentista envíe al laboratorio de prótesis los modelos montados en el articulador para su realización óptima, o con el escáner intraoral montado en el cbct. Así se facilita la consecución de una altura adecuada en la posición que el ortodoncista considere mejor, lo que facilitará que tenga el grosor adecuado y se ahorrará tiempo a la hora de ajustarla en la boca del paciente evitando que pueda llegar a perforarse.

Las férulas de descarga no deben presionar ni los dientes ni los tejidos blandos de la boca.

La férula debe estar completamente pulida y ser completamente plana, sin las huellas de las piezas dentales que chocan contra la férula para que, además de proteger los dientes, permita la máxima libertad de movimientos de la mandíbula.

Las férulas de descarga deben cubrir todas las piezas de la arcada sobre la que se van a colocar para evitar la extrusión de las mismas.

Una vez entregada al paciente es importante que el ortodoncista le facilite las indicaciones necesarias para que la férula sea eficaz y pautarle revisiones para los ajustes.

-        - A la semana de su colocación es necesario asegurarse de que la férula se ajusta perfectamente a la boca del paciente, que permite el contacto oclusal perseguido y no está presionando ninguna pieza dental. En ese primer ajuste deberá valorarse la sintomatología del paciente para descartar un problema de trastorno temporomandibular.

-        - Al mes siguiente de la colocación deberá revisarse de nuevo para vigilar el ajuste de la férula y después será el especialista el que paute la frecuencia de las revisiones, que en función del problema a tratar pueden ser mensuales, trimestrales o semestrales.

- Si el paciente no ha seguido las indicaciones del dentista u ortodoncista y pasa un periodo de tiempo sin usar su férula es posible que al volver a ponérsela no se ajuste y note molestias. En ese caso será necesario que pida cita en la clínica para que sea este profesional el que la ajuste nuevamente.

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
Enviar Mail Ver mapa más grande