Los niños deben ser revisados por el ortodoncista al salirles el primer molar permanente

Todos los niños deberían ser revisados por un ortodoncista en cuanto nace su primer molar permanente, cosa que suele suceder en torno a los 6 años. Las vacaciones estivales son un buen momento para llevar a los pequeños a la consulta ortodóncica aprovechando que no tienen que ir al colegio y a las actividades extraescolares, y por ello disponen de más tiempo.

 

 ortodoncia beneficios

Cada vez que se produce un parón escolar, la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial vuelve a insistir en la trascendencia de esta sencilla visita al ortodoncista para la salud oral cuando sean adultos.

En ese momento del desarrollo infantil, si el especialista comprueba que el crecimiento de los huesos maxilares o mandibulares no se está produciendo de manera correcta, podrá corregirlo con ortopedia dentofacial. Esto es mucho más sencillo que si se espera a la adolescencia o, sobre todo, a la edad adulta.

En los casos en los que el problema causa una malformación en la boca o incluso en la cara del niño, como mandíbula retraída o adelantada, "dientes de conejo"…  los padres probablemente detecten el problema y lo lleven a la consulta. pero, en muchos casos, los signos no son exteriores ni evidentes, por lo que sólo un especialista tendrá la facultad de diagnosticarlo. Por ello desde la SEDO aconsejamos a los padres que lleven a los niños a los 6 años a revisión ortodóncica para descartar posibles problemas y así quedarse tranquilos.

Entre las cosas que pueden detectarse en esta revisión están problemas que, aparentemente no tienen mucho que ver con los dientes, como el Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño Infantil, que, a pesar de su gravedad, está infradiagnosticada. Es decir, que hay muchos más casos de niños que padecen este problema de los que figuran oficialmente, ya que muchos padres no son conscientes ni son capaces de interpretar las señales de alarma. Los pequeños que sufren SAOS no solo roncan, sino que ven perjudicado el desarrollo normal de los huesos de su boca y de su rostro. Pero, sobre todo, respirar mal hace que no descansen lo necesario mientras duermen, por lo que padecen fatiga crónica. Hay estudios que apuntan que la Apnea del sueño infantil no tratada puede provoca un deterioro en el rendimiento intelectual, ya que perjudica el desarrollo del niño. Los expertos estiman que puede suponer la pérdida de coeficiente intelectual de hasta 15 puntos. Curiosamente, si los adultos que padecen SAOS se ven agotados, en los niños los síntomas visibles son opuestos, ya que tienden a padecer déficit de atención y, como consecuencia, bajo rendimiento escolar.

La Apnea Obstructiva del Sueño puede afectar al desarrollo dentofacial del niño, creando unas deformaciones muy características, por ello el ortodoncista es muchas veces es el primero en dar la señal de alarma del problema (además del pediatra y el otorrino si es que lo han derivado a este especialista). 

 

¿Por qué a los 6 años?

Lo ideal es llevar a los niños a la consulta del ortodoncista a los 6 años, y mejor antes de que cumplan los 7, ya que es el momento muy importante en el desarrollo de la oclusión (la manera en la que encajan los dientes de abajo y los de arriba), porque en esa edad suele comenzar la llamada “dentición mixta”. Y son los primeros molares definitivos los que van a hacer de “guía” para que los dientes que queden por salir se sitúen correctamente. Por eso esta edad es tan trascendental para el desarrollo de la boca de los pequeños.

Los molares y caninos de leche se ubican en el sitio en el que después deberán estar los caninos y premolares definitivos. Estas piezas dentales temporales son más grandes que las permanentes que faltan por erupcionar, y esa diferencia de espacio será importante para un adecuado desarrollo oral, porque, por decirlo de una manera simple, "les guardan el sitio". Por ello es conveniente que precisamente en ese momento un ortodoncista revise al pequeño y se asegure de que ese proceso se está haciendo de manera adecuada. De lo contrario informará a los padres y podrán iniciar un tratamiento interceptivo que permitirá corregir las alteraciones incipientes y así evitar que la maloclusión vaya a más.

Esta revisión podría hacerse incluso hasta los 9 años, pero de ser preciso ortopedia dentofacial, será más fácil y rápido a los 6 o 7 años.

 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
F: 91 344 00 66
Enviar Mail Ver mapa más grande