¿Cómo pueden ayudar los ortodoncistas en casos de SAOS INFANTIL?

La ortodoncia va mucho más allá de la estética, y son muchas las formas en las que puede mejorar la salud. Hoy en día despierta un gran interés la vinculación entre la  función nasorespiratoria y el crecimiento craneofacial. Sobre todo, cuando hablamos de la correlación que existe entre la ortodoncia y los desórdenes respiratorios, y su posible efecto en las estructuras dentofaciales. Ya que esta asociación concierne a gran número de profesionales tales como pediatras, alergólogos, ortodoncistas o neumólogos.

Saos Infantil Sedo

Según la teoría funcional de Moss, la respiración nasal permite un desarrollo correcto del complejo craneofacial, interactuando con otras funciones neuromusculares como la masticación. Una obstrucción de la vía aérea superior suele provocar una respiración oral, provocando un cambio en la posición de la cabeza, de la mandíbula y de la lengua. Por ello, una obstrucción nasal puede afectar a la dirección del crecimiento de las estructuras faciales y de la oclusión. 

El ronquido a menudo se considera un problema inofensivo en los niños, pero puede ser un signo de una obstrucción más grave de la vía aérea superior (como un aumento de la resistencia en la vía aérea superior o de una apnea obstructiva del sueño, una afección que implica períodos repetidos de obstrucción de las vías respiratorias superiores mientras se duerme).

Durante la etapa de crecimiento, el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño lo suele causar una obstrucción naso y/u orofaríngea debido a adenoides y amígdalas hipertróficas (que son más prominentes durante la infancia, cuando el tamaño del espacio faríngeo aún no está completamente desarrollado). La involución del tejido linfoide comienza alrededor de la pubertad, y en la vejez queda muy poco tejido linfático. Pero, a pesar de la regresión fisiológica del tamaño de los tejidos linfáticos a lo largo del proceso de envejecimiento (es decir, que el problema puede desaparecer por si solo con la edad), en casos de infecciones recurrentes y SAOS se recomienda la adenotonsilectomía (una intervención que consiste en la ablación de las amígdalas y de las vegetaciones adenoides).

Si la obstrucción nasal es crónica y tiene lugar durante el periodo de crecimiento, puede afectar a la estética facial, ya que el niño puede desarrollar “síndrome de cara larga” o “facies adenoidea”. Está demostrado que el SAOS puede causar, no solo un sueño inquieto, sino también problemas de conducta, como agresividad, hiperactividad y menos atención en la escuela (como consecuencia de la falta de sueño reparador), así como retraso en el crecimiento y dificultad respiratoria en casos extremos.

Las características dentofaciales de estos pacientes con problemas respiratorios, a parte de estar debidas a la alteración en la mecánica (músculos, lengua…) también se debe a una menor secreción de hormona de crecimiento. Las principales características del síndrome de obstrucción de las vías aéreas son la hipertrofia adenoidea y amigdalar, respiración bucal, mordida abierta, arco maxilar estrecho, altura facial anterior excesiva, incompetencia labial, exposición excesiva de incisivos maxilares y una mayor prevalencia de mordida cruzada.

Aunque hace años se recurría mayoritariamente a una intevención quirúrgica, olvidándose de lo que afecta al desarrollo oral, está demostrado que un tratamiento interdisciplinar obtiene mejores resultados, y hoy en día se sabe que, en cuanto hay un diagnóstico, lo conveniente es que los niños sean tratados lo antes posible con cirugía adenoamigdalar, para normalizar el crecimiento orofacial y prevenir futuros problemas dentofaciales pero, además, deben acudir al ortodoncista.

El tratamiento de los trastornos respiratorios del sueño en niños consiste básicamente en dos partes: quirúrgica y no quirúrgica que incluye medicamentos, aparatos nasales e intraorales.

Normalmente el SAOS en niños se trata con cirugía adenoamigdalar. Esto logra la normalización de los síntomas respiratorios nocturnos y diurnos.Lo óptimo es realizar un tratamiento de ortopedia complementario a la cirugía, ya que, en muchos casos, pese a eliminar el obstáculo mecánico (las amígdalas y/o adenoides) con la cirugía, mejoran la respiración y suele darse una normalización de los parámetros, pero estos niños no llegan a alcanzar los valores de niños sanos. 

Es por ello que se ha demostrado que un enfoque multidisciplinar es mejor para el paciente. En estos casos, el ortodoncista realiza una disyunción maxilar para ensanchar el paladar y que la lengua pueda recolocarse en su posición adecuada para continuar con un desarrollo normal.

Después de la adenoidectomía y / o la amigdalectomía, y la facilitación de la respiración nasal, suele haber una aceleración del crecimiento mandibular y el cierre del ángulo del plano mandibular. Sin embargo, la respuesta no es la misma en todos los pacientes. Los cambios, por regla general, se han explicado por la alteración de la posición de la lengua y la autorrotación de la mandíbula.

Actualmente se cree que lo idóneo es realizar un tratamiento ortopédico como complemento de la cirugía adenoamigdalar para mejorar las vías aéreas. Después de la cirugía, la vía aérea superior ya no está obstruida, lo que permite que el niño restablezca la respiración nasal normal. Pero, la disyuncion también se realiza porque una de las características de estos niños es que suelen tener paladares estrechos, y la lengua no ha estimulado su crecimiento por estar posicionada baja. Por ello se realiza una disyunción para que la lengua corrija su posición (se ensancha el paladar con un tratamiento ortopédico). De este modo, se puede normalizar una el crecimiento craneofacial y el desarrollo de la oclusión.

 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
Enviar Mail Ver mapa más grande