10 claves para cuidar la salud oral en 2020

A final de cada año es muy habitual hacer repaso de nuestros aciertos y también de aquellas cosas que nos gustaría mejorar de cara al que comienza. Los estudios confirman que los españoles son cada vez más conscientes de la importancia de tener una sonrisa bonita y sana, pero todavía queda mucho por hacer para prevenir la caries, los problemas de las encías y los problemas de mordida, entre otros problemas orales.

Desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) queremos animaros a que incluyáis entre vuestros propósitos de año nuevo la mejora de vuestra salud bucodental y para ello queremos daros 10 consejos, ya que la salud de la boca repercute en la salud general del organismo.

 prevencion oral

1. Acude a tu dentista para revisión (mínimo una vez al año, preferiblemente dos), o cuando notes algún dolor o problema en tu cavidad oral. Así, de existir algún problema, el odontólogo podrá diagnosticarlo precozmente y tratarlo de una forma más sencilla. De lo contrario, la patología puede agravarse y requerir un tratamiento más complejo.

2.Mejora tus rutinas la higiene oral (especialmente si llevas ortodoncia): No solo hay que cepillarse los dientes, sino que hay que hacerlo de manera correcta.  Es importante cepillar los dientes con pasta fluorada durante dos minutos (y sin olvidar la lengua y paladar) con una buena técnica. Lo ideal es hacerlo después de cada comida (o si bebes cualquier cosa que no sea agua), al menos tres veces al día, realizando un cepillado más exahustivo después de cenar. Es recomendable complementar el cepillado con cepillos interdentales, seda dental o con un irrigador oral, y finalizar con un colutorio específico que te recomiende tu dentista de cabecera. 

Si comes fuera de casa y no has llevado un cepillo puedes masticar chicle sin azúcar (siempre y cuando no lleves brackets) o morder una manzana o fruta dura para que realice un ‘barrido’ que limpie la superficie de los dientes. Además de ese "barrido", al masticarla se estimula la producción de saliva, que ayuda a proteger la boca frente a las bacterias.

El cepillo tiene que mantenerse en buen estado, sustituyéndolo cada 3 meses, o cuando las cerdas no estén en buen estado. 

3. Cuida tu alimentación para contribuir a tener una buena salud oral: Mantén una alimentación equilibrada, bebe suficiente agua (unos dos litros diarios) y reduce la ingesta de azúcar, ya que su consumo altera los niveles de bacterias presentes en la boca y aumentan el riesgo de desarrollar caries.

Procura consumir alimentos ricos en calcio, proteínas, flúor y vitaminas A, C, D y K.

Evita los alimentos y bebidas ácidas que dañan el esmalte dental. Si los consumes, la leche y el queso son un buen aliado para neutralizar el ácido. Espera una media hora antes de cepillarlos, ya que el esmalte necesita un periodo de tiempo para recuperarse y volver a sus parámetros normales. Si cepillamos los dientes en ese momento, en vez de beneficiar la salud bucodental, empeoraremos esa erosión.

Elude bebidas como el café o el té que afectan al esmalte dental y lo oscurecen (especialmente si llevas alineadores dentales), y alimentos que lo tiñen como el ketchup, frutos rojos, vino tinto...

4. Evita los cambios bruscos de temperatura al comer o beber, ya que los contrastes fuertes pueden provocar aumento de la sensibilidad e, incluso, inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de tus piezas dentales.

5. Reduce la ingesta de alcohol: Lo ideal es optar por bebidas sin azúcar y sin alcohol. Si vas a consumir alcohol es mejor optar por el vino tinto, ya que el vino blanco y el cava o champagne, son más perjudiciales para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.

6. Elimina el tabaco, gran enemigo de la salud en general, pero de tu boca en particular: provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas disminuyendo la oxigenación de todo tejido, lo que causa un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente. El tabaco incrementa el riesgo de problemas en las encías y ciertos tipos de cáncer.

Además, afea el aspecto de las piezas dentales.

7. Si practicas deportes de contacto, intensos o con riesgo de caídas o colisiones (baloncesto, ski, fútbol, boxeo...) usa un protector bucal para evitar fracturas dentales e incluso pérdida de piezas.

8. Los niños de 6 años deben acudir a su primera revisión ortodóncica (mejor no más tarde de los 7). A esa edad el ortodoncista podrá comprobar que su desarrollo oral se está produciendo correctamente. De no ser así podrá solucionarlo con ortopedia dentofacial para evitar problemas más graves de maloclusión en la edad adulta. 

9. Acude al ortodoncista si tienes problemas de malposición dental, oclusión, en la articulación temporomandibular, bruxismo o te sangran habitualmente las encías. 

Si ya llevas ortodoncia recuerda que tu colaboración es fundamental para que el tratamiento logre sus objetivos lo antes posible: extrema tu salud oral y, colócate las gomas tal y como te indique tu ortodoncista y sigue todas sus indicaciones.

Si ya has finalizado la fase activa de tratamiento lleva la retención como te recomiende tu ortodoncista y acude a las revisiones para evitar las recidivas y que los resultados conseguidos se mantengan en el tiempo.

 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
Enviar Mail Ver mapa más grande