Biberón y desarrollo oral en Bebés Y Más

La publicación infantil Bebés y Más ha consultado al Doctor Juan Carlos Pérez Varela, presidente de la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial cómo influye el biberón en el desarrollo oral. 

Los movimientos que realiza el bebé con la mandíbula y la lengua son muy diferentes cuando toma pecho que cuando toma biberón. Así, mientras que con la lactancia materna se favorece el desarrollo bucodental y se reduce el riesgo de maloclusiones, con el biberón puede ocurrir lo contrario en caso de ser utilizado de forma prolongada (más allá de los 2 años).

bebes y mas

 

 

"Con el amamantamiento, el dorso de la lengua y el paladar duro del bebé atrapan el pezón, al tiempo que hace un cierre hermético con los labios. En una primera fase, el paladar blando y el maxilar inferior descienden y en la región anterior se forma un vacío, permaneciendo cerrada la parte posterior por el paladar blando y parte posterior de la lengua. En una segunda fase, el maxilar inferior avanza y para hacer salir la leche, el bebé presiona el maxilar inferior al pezón y lo exprime por un frotamiento anteroposterior, consiguiendo así la salida del flujo de leche. La lengua adopta forma de cuchara para deslizar la leche hasta el paladar blando", explicó el Doctor Pérez Varela en "Bebés y Más". Estos increíbles movimientos, que favorecen el desarrollo de la musculatura y el crecimiento de la mandíbula, no se producen cuando el bebé toma biberón, ya que con la succión del biberón, el niño no cierra los labios con tanta fuerza, y además estos adoptan forma de "O". Esto hace que no se produzca el vacío bucal y se dificulte la acción de la lengua, que se mueve hacia adelante contra la encía para regular el flujo excesivo de leche y se mantiene plana, en vez de con forma de cuchara.

El Doctor Juan Carlos Pérez Varela añade en dicha publicación que "Además, hay un menor ejercicio de la musculatura bucal que tenderá a convertirse en hipotónica, es decir, con menor tono muscular. Por ello, no se favorecerá el crecimiento armonioso de los huesos y cartílagos, quedando el maxilar inferior en su posición distal". Es por ello que se recomienda dejar el biberón de forma progresiva a partir de los 12 meses, sustituyéndolo por tazas o vasos de aprendizaje que favorezcan el paso de una alimentación mediante succión, a una alimentación de masticación. A partir de los 18 meses la masticación ya es más eficiente, por lo que se debería abandonarse definitivamente el biberón para evitar malformaciones.

Además, es recomendable que se elijan biberones con tetinas anatómicas con orificios pequeños, pues favorecen el movimiento anterior de la mandíbula y la coordinación de la succión, la deglución y la respiración.

 

Mucho cuidado con las caries de biberón

También se recomienda prestar mucha atención a las llamadas "caries de biberón", que pueden aparecer en el momento en que erupcionan los primeros dientes. Para evitarlas debemos seguir los siguientes consejos en lo que respecta al uso del biberón:

- El bebé no debe acostumbrarse a dormir con el biberón ni utilizarlo como chupete para coger el sueño, pues este mal hábito hace que el azúcar de la leche permanezca en la boca durante muchas horas, mezclándose con los gérmenes y bacterias bucodentales y provocando un desgaste temprano de los dientes.

-Si el bebé se queda dormido por la noche mientras toma el biberón debemos limpiar bien su boquita y encías tras la toma.

-El biberón sólo debe utilizarse para ofrecer al bebé leche o agua. Los pediatras no recomiendan dar a los niños zumos ni otras bebidas azucaradas. Si a pesar de las recomendaciones de los expertos, los padres deciden ofrecer zumo a su bebé es importante que lo hagan en una taza y no en el biberón, no ofrecérselo nunca por la noche y limpiar después los dientes del niño.

 

Desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial insistimos en la importancia de unos buenos hábitos para un correcto desarrollo oral del niño. 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
E-mail: sedo@sedo.es
Enviar Mail Ver mapa más grande