Más de la mitad de los adultos mayores carecen de dentición funcional debido a la pérdida de piezas dentales

El 7,3% de las personas de edad avanzada son edéntulos totales, es decir, han perdido todos sus dientes. Con motivo del Día Mundial de la Salud Bucodental, desde la SEdO se incide en la importancia de cuidar la salud bucodental para prevenir y controlar diferentes enfermedades que afectan a nuestra salud genera

 

El 7,3% de las personas de edad avanzada son edéntulos totales, es decir, han perdido todos sus dientes. Con motivo del Día Mundial de la Salud Bucodental, desde la SEdO se incide en la importancia de cuidar la salud bucodental para prevenir y controlar diferentes enfermedades que afectan a nuestra salud genera

 

Este domingo, 20 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental, una iniciativa a la que cada año se une el Consejo General de Dentistas, al que pertenece la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEdO), junto a la Federación Dental Internacional (FDI) y cerca de doscientos países en todo el mundo. En esta jornada, los profesionales tratan de concienciar a la población general de la importancia que tiene prevenir las enfermedades bucales, así como de los beneficios que mantener una buena salud oral aporta a la salud general de cada persona.

 

En este sentido, son numerosos los estudios científicos que demuestran la estrecha relación que existe entre una salud bucodental deficiente y algunas enfermedades sistémicas. El motivo de esto es que las bacterias patógenas que se acumulan en la boca pueden pasar al torrente sanguíneo y, través del mismo, alcanzar órganos como el corazón, los pulmones, los riñones, el páncreas e incluso atravesar la placenta en el caso de las mujeres embarazadas. Esto, evidentemente, incrementa las posibilidades de desarrollar o empeorar enfermedades cardiacas, pulmonares o diabetes, entre muchas otras.

Aquí cobra gran importancia la ortodoncia, pues los diferentes tratamientos que comprende resuelven problemas funcionales de la boca, más allá de mejorar su estética. La ortodoncia, por ejemplo, favorece un buen encaje de los dientes, logrando no solo mejorar su función, sino también garantizando que se mantengan en mejores condiciones al evitar posibles fracturas y desgastes. Además, los dientes mal alineados suelen dificultar la higiene oral, ya que hacen más difícil llegar a algunas zonas, lo que favorece la acumulación de bacterias y, por tanto, el riesgo de diversas patologías. Asimismo, los tratamientos de ortodoncia también velan por la salud de las encías.

La salud bucodental en cifras

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades bucodentales afectan a cerca de 3.500 millones de personas en todo el mundo, siendo la patología más frecuente la caries en dientes permanentes. Unas cifras que, en el caso de España, siguen siendo demasiado elevadas, ya que se calcula que unos 34 millones de personas tienen caries, de las que cuatro millones son niños y dos millones y medio, adolescentes. Asimismo, se estima que unos 5,2 millones de adultos padecen en nuestro país alguna enfermedad periodontal, que en el 10-12% de los casos es severa, poniendo en peligro su dentadura. Precisamente en lo referente a la pérdida dentaria, desde el Consejo General de Dentistas advierten que solamente el 45% de los adultos mayores presentan dentición funcional. Esto quiere decir que más de la mitad de las personas mayores carecen de una dentadura funcional al no conservar un mínimo de 21 dientes en la boca. Es más, se calcula que 7,3% de los adultos mayores son edéntulos totales, han perdido todos sus dientes.

A estas patologías se suma el cáncer oral, del que cada año se diagnostican cerca de 8.000 nuevos casos en España y que provoca en torno a 1.500 muertes, quinientas más que en los accidentes de tráfico. Se da la circunstancia de que el 75% de los cánceres orales se detectan de forma tardía, algo que se podría evitar con visitas más frecuentes al dentista.

Consejos para una buena salud bucodental

Algunas de las recomendaciones que los profesionales hacen para mantener una correcta salud bucodental pasan por tener una rutina diaria de higiene que incluya el cepillado de dientes al menos dos veces al día con una pasta fluorada, sin olvidarse de la limpieza interdental con cepillos especiales o seda. Ni los cepillos manuales ni los eléctricos son capaces de alcanzar las bacterias que se acumulan entre los dientes, por lo que dejan un 35% de la superficie dental sin limpiar.

En el caso de las personas que llevan ortodoncia, es muy importante tener especial cuidado a la hora de lavarse los dientes para no dejar restos de comida en los brackets o mantener bien limpias las férulas si lo que se utilizan son alineadores invisibles. Es importante también seguir una dieta sana y equilibrada que sea baja en azúcar y rica en verduras, pescado y aceite de oliva. Asimismo, hay que vigilar los azúcares añadidos que contienen los alimentos procesados, las bebidas energéticas y los refrescos, sobre todo en el caso de los más pequeños. Una buena idea es fomentar el consumo de agua como bebida principal. En este sentido, tanto el alcohol como el tabaco son dos productos a evitar, pues no solo provocan manchas en los dientes, halitosis y enfermedades de las encías, sino que también son importantes factores de riesgo del cáncer oral.

Finalmente, en el caso de aquellas personas que practiquen deportes de contacto siempre se aconseja utilizar protectores bucales para evitar posibles fracturas dentales. Estos son sencillos de encontrar e incluso su dentista puede proporcionarle férulas personalizadas que se adapten a la perfección a su dentadura para protegerla. Precisamente visitar periódicamente al dentista, al menos una vez al año o siempre que se detecte alguna anomalía en la boca, es algo básico para garantizar una buena salud bucodental. Es importante no retrasar el tratamiento de las afecciones bucodentales, ya que pueden conllevar complicaciones futuras que obliguen a realizar un abordaje más complejo. De esta forma, la SEdO recuerda la importancia de realizar una primera revisión de ortodoncia a los seis años y no más tarde de los siete, ya que, de existir algún problema de desarrollo oral es más sencillo corregirlo durante la etapa de crecimiento. Corregir y guiar el desarrollo del maxilar y la mandíbula puede evitar tratamientos mucho más complejos en la edad adulta.

 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
E-mail: sedo@sedo.es
Enviar Mail Ver mapa más grande