La Sociedad Española De Ortodoncia advierte que las dietas milagro o exprés pueden dañar la salud bucodental

Con el final de las navidades y el comienzo del nuevo año son muchos los que se proponen librarse de los kilos de más adquiridos en las fiestas. El problema surge cuando en vez de eliminar esos kilos sobrantes de manera saludable se intentan tomar atajos recurriendo a las llamadas dietas “exprés” o “milagro”, que además de hacernos recuperar rápidamente el peso cuando se terminan, tienen consecuencias sobre la salud general, y en concreto la de nuestra boca.

A pesar de las reiteradas advertencias de la comunidad médica en general, y de los endocrinos en particular, son numerosas las personas que están constantemente probando dietas disparatadas que prometen bajar peso en muy poco tiempo, pero que, a la hora de la verdad, hacen que vuelvan a engordarse esos kilos casi de forma inmediata o incluso más por el conocido como “efecto rebote”, pero, además, suelen darse consecuencias negativas para la salud que no desaparecen con la misma rapidez.

Es muy importante mantener un peso saludable, pero no puede hacerse suprimiendo alimentos sin ninguna base médica, olvidando que una dieta saludable ha de ser rica y variada, y que las dietas hiperproteicas pueden ser muy peligrosas para nuestra salud.

Dieta sana

Si nuestra dieta carece de ciertos nutrientes, los tejidos de la boca sufren las consecuencias, volviéndose más vulnerables a las infecciones. De hecho, la enfermedad de las encías que puede ser la causa de la pérdida de dientes es más frecuente en personas con una mala alimentación. 

Los últimos años se han puesto muy de moda las dietas “hiperproteicas”, en las que la proteína se convierte en el eje de la alimentación, pero que causa un déficit nutricional con importantes perjuicios para la salud de la boca. Entre otras cosas, incrementa sustancialmente el riesgo de las temibles enfermedades en las encías (gingivitis o periodontitis en sus estadios más graves) que puede llevar a la pérdida de dientes, la aparición de caries y de infecciones orales, pero además incrementan el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, de diabetes, de ciertos tipos de cáncer o incluso de sufrir un parto prematuro. Además, los estudios señalan que estas dolencias avanzan de forma más rápida y son potencialmente más graves en personas que llevan una mala alimentación.

Las dietas hiperproteicas también pueden originar un déficit de Vitamina A, que reduce la salivación (y sus propiedades antibacterianas), y un aumento de las infecciones, así como carencia de Vitamina B2, que perjudica las mucosas causando estomatitis (aparición de heridas en la parte interior de los labios y mejillas) y quielitis (irritación y agrietamiento de la comisura de los labios. La falta de Vitamina B12 puede atrofiar las papilas linguales alterando el sentido del gusto, y gingivitis.

Así mismo, provoca falta de Vitamina C lo que afecta a la capacidad de recuperación de lesiones y aumenta la probabilidad de infecciones, así como el riesgo de aparición de caries.

 

¿Qué podemos hacer si queremos reducir peso sin perjudicar la salud dental?

 

-Es fundamental que la dieta incluya los cinco grandes grupos de alimentos que establece la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición: hortalizas, cereales, frutas, lácteos y proteína (carne y pescado) de manera equilibrada.

Para prevenir los problemas de las encías es recomendable el consumo de pescado azul, huevo, marisco, frutas, frutos secos y aceites vegetales.

-  Incluye alimentos como los huevos, la carne roja, el pescado y los productos lácteos, que contienen arginina, un aminoácido que descompone la placa dental, lo cual contribuye a combatir la caries y evitar muchos problemas en las encías.

-El yogurt es un excelente aliado para mantener una boca sana, especialmente si no contiene azúcares añadidos. Es una fuente de calcio, rico en proteínas de alto valor biológico, más asimilables y digeribles que las de la leche, y vitamina D, que actúa como fijadora de calcio en los huesos.

- Cuidado con “trucos” como beber agua con limón en ayunas. Los ácidos erosionan el esmalte y hacen que nuestra boca sea más propensa a padecer caries a largo plazo. Así como en el resto de los alimentos conviene lavarse los dientes inmediatamente, en el caso de los cítricos es recomendable esperar una media hora antes de efectuar la limpieza para no perjudicarlos frotándolos con el cepillo mientras el esmalte está más vulnerable.

-Bebe un mínimo de dos litros de agua al día.

- Realiza 5 comidas: además de desayuno, comida y cena toma un tentempié por la mañana y otro por la tarde que incluya lácteos y una pieza de fruta.Evita los picoteos y lávate los dientes después de cada comida (con 2 minutos de cepillado eficiente). Sé especialmente concienzudo antes de ir a dormir y complementa la higiene con ayuda de un colutorio y un irrigador bucal, seda o cepillo interdental antes de ir a dormir.

Tanto para la salud general del organismo como para la de la boca es necesario seguir una dieta equilibrada y hacer algo de ejercicio. Si necesitas bajar peso la Sociedad Española de Ortodoncia recomienda acudir a un médico para que indique pautas para hacerlo de forma saludable. 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
F: 91 344 00 66
Enviar Mail Ver mapa más grande