¿Y si la respiración tuviera la clave de muchos problemas odontológicos?

Suele pensarse en la ortodoncia como la disciplina que permite resolver problemas como dientes montados o mal colocados, pero se habla mucho menos de la importancia de que corrija los huesos maxilofaciales (cara y mandíbulas). 

maloclusion 

Una mala alineación de la dentadura afecta a funciones como:

- Digestión: Que los dientes no encajen bien entre sí perjudica un eficaz masticado de los alimentos, por lo que la digestión es más complicada.

 

- Respiración: Una mala respiración puede provocar un desarrollo incorrecto de los maxilares. Una de las claves está en la forma del paladar. Los paladares que son excesivamente ojivales o estrechos, pueden hacer que la dentadura crezca hacia delante. 

Al ser el paladar el suelo de la nariz, si es demasiado apuntado, la capacidad de la nariz posiblemente será estrecha y pequeña, impidiendo que se respire todo lo bien que se debiera. Además, los labios no sellan bien cuando dormimos y esto provoca problemas durante el sueño y falta de un descanso reparador.

 

Respirar por la boca en lugar de por la nariz tiene numerosas consecuencias. Este tipo de respiración puede producirse durante todo el día, únicamente por la noche, o producirse una respiración mixta. 

Puede ocasionar alergias e infecciones respiratorias, debido a que el aire no pasa por ningún filtro por el que limpiarse, calentarse y humedecerse.

El cerebro no consigue suficiente oxigenación, lo que puede causar problemas de concentración, falta de atención, falta de coordinación o dolores musculares.  Pueden producirse apneas del sueño y también que se ronque.

Si no respira por la nariz, no existirá un estimulo durante el desarrollo que haga que los huesos crezcan correctamente, por lo que suelen ser niños con el maxilar superior poco desarrollado y paladares ojivales. Esto más adelante hará que aparezcan problemas en la oclusión.

Las personas que respiran por la nariz, probablemente tendrán problemas de cierre labial debido a que siempre tienen la boca abierta para respirar y esto hará que el labio superior no se desarrolle muscularmente y tenga hipotonía.

Esta falta de cierre labial también puede provocar problemas de boca seca, labios agrietados, mal aliento y falta de saliva (lo que nos hace más propensos a tener caries y problemas de encías, puesto que la saliva realiza un mecanismo de defensa frente a todas esas bacterias que nos producen estas enfermedades).

En algunos casos los ortodocistas pueden recomendar algunos ejercicios para rehabilitar la respiración oral. Estos son algunos ejemplos que deben realizarse Deberás todos los días durante 30 minutos.

- Primera serie:

Cerrando los labios, se realizan 10 respiraciones profundas por la nariz delante de un espejo para observar el movimiento de las alas nasales.

-Segunda serie:

Se inspira profundamente y en un vaso que contenga un poco de agua, se espira totalmente haciendo burbujas con una pajita sin salpicar. Repetir 10 veces.

-Tercera serie:

Hacer 10 pequeñas bolitas de papel y colocarlas en un extremo de la mesa. Inspirar aire por la nariz y seguidamente soplar para llevarlas poco a poco al borde opuesto. Es importante que no caigan al suelo.

-Cuarta serie:

Delante de un espejo, con la boca cerrada tiene que realizar varias inspiraciones y espiraciones por la nariz empañando el espejo. Después, inspirar por una narina y espirar por otra, alternativamente.

-Quinta serie:

Colocar un trozo de galleta entre los labios mientras el niño lee, ve la televisión, etc. Aumentar progresivamente la duración.

 

La forma de realizar los ejercicios será la siguiente:

Semana 1: Primera serie + segunda serie durante 30 minutos al día.

Semana 2: Primera serie + segunda serie + tercera serie durante 30 minutos al día.

Semana 3: Primera serie + segunda serie + tercera serie + cuarta serie durante 30 minutos al día.

Semana 4 y sucesivas: Todas las series durante 30 minutos al día.

 

Además, debe hacerse un esfuerzo por mantener siempre los labios cerrados.

Haciendo bien los ejercicios el hábito puede rehabilitarse en varios meses. Si no es así, deberá buscarse la ayuda de un logopeda o un rehabilitador que ayude a corregir el hábito.

 

 

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
Enviar Mail Ver mapa más grande