Cuidado del cepillo de dientes durante la pandemia del COVID

La pandemia del COVID-19 ha obligado a hacer muchos cambios de hábitos y a extremar la higiene en decenas de gestos cotidianos. El imprescindible cepillado de dientes también se ve afectado por cambios necesarios para que evitar el contagio. Hay estudios que han demostrado la presencia de diferentes tipos de microorganismos (entre ellos los virus) en las cerdas de los cepillos, que pueden permanecer en ellas durante días o incluso semanas.

 cuidado cepillo covid

Por ello desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) queremos insistir en la importancia de la higiene bucodental, pero también daros unos consejos para cuidar el cepillo de dientes durante esta época de pandemia por el COVID-19 y proteger la salud contribuyendo a evitar el contagio evitando que los cepillos de dientes puedan convertirse en un elemento de contaminación cruzada.

Claves para un cepillado más higiénico y seguro frente al SARS-CoV-2:

- Antes de tocar el cepillo de dientes (y al terminar el proceso) es imprescindible lavarse correctamente las manos con agua y jabón, ya que los virus pueden pasar de la mano a la mucosa oral. Como han reiterado las autoridades sanitarias, es muy importante cuidar la higiene generala durante todo el día y evitar tocarnos la cara (en especial, los ojos, la nariz y la boca). En concreto, antes del cepillado de los dientes, es imprescindible lavarnos bien las manos con jabón. Este lavado debe durar 40 segundos como mínimo insistiendo entre los dedos, las palmas, las muñecas y los pulgares sin olvidarnos de las uñas.

-Deben cepillarse los dientes de la manera recomendada por el odontólogo: unas 3 veces al día (después de cada comida) con pasta fluorada durante 2 minutos, al menos. Por la noche, además, conviene complementar la higiene con un irrigador, con hilo de seda o con cepillos interproximales.

- Hay que enjuagar bien el cepillo después de cada uso al objeto de eliminar restos de pasta y alimentos. 

-Mientras dure la epidemia es conveniente desinfectar el cabezal del cepillo con povidona iodada al 0.2%, agua oxigenada diluida al 1% o cloruro de cetilpiridinio al 0.05-0.1%, durante 1 minuto. Idealmente se puede sumergir el cepillo de dientes en un vaso con un colutorio que contenga cloruro de cetilpiridinio y clorhexidina y transcurridos 30 minutos, enjuagarlo minuciosamente con agua y secarlo como indicamos a continuación.

El contacto con nuestra cavidad bucal y/o el ambiente cálido y húmedo del cuarto de baño, favorecen que en las cerdas del cepillo se acumulen y desarrollen microorganismos entre los cuales se puede encontrar el coronavirus. Hay que tener en cuenta que un porcentaje de la población contagiada es asintomática, es decir, que es portadora del virus pese a no presentar sintomatología. Por eso se recomienda realizar una correcta desinfección del cepillo de dientes tras el cepillado, incluso si pensamos que no convivimos con nadie que esté contagiado.

-Secar bien el cepillo, girándolo de derecha a izquierda para eliminar el exceso de agua y la humedad. Esto no debe hacerse con la toalla.

-Los cepillos deben almacenarse con el cabezal hacia arriba, alejados del sanitario (por lo menos, 1 metro) para evitar su posible contaminación. El SARS-CoV-2 también está presente en orina y heces. Lo ideal es no tener el cepillo a la vista sino guardado por ejemplo en algún cajón o estante en un armario con puerta.

-Los cepillos no deben guardarse amontonados (en un vaso tocándose unos con otros, por ejemplo) debido al riesgo de contaminación cruzada de uno al otro al tocarse.

-Al finalizar, es necesario volver a lavarse bien las manos con agua y jabón durante 40 segundos.

Desde luego, nunca ha de compartirse el cepillo dental, pero mucho menos con una persona que pueda estar contagiada.

Sociedad Española de Ortodoncia

C/Colombia, 31, bajo dcha
28016
Madrid
España
T: 91 344 19 58
E-mail: sedo@sedo.es
Enviar Mail Ver mapa más grande